OBERT   LLEGIR
Article El profesor y la seguridad afectiva en educación infantil
RESUM ARTICLE

El niño, como cualquier persona, necesita del marco el grupo humano para sentirse seguro, de la misma manera que necesita del reconocimiento en el seno de dicha comunidad para no sentirse absorbido, disuelto, perdido o confuso en el entramado relacional del grupo. Así pues, podemos decir que el espacio (en sentido simbólico) de seguridad se encontrará en un punto (para cada uno diferente) entre la exclusiva individualización y la disolución impersonal en el grupo. Esta dialéctica es la que, manejada voluntaria o involuntariamente por el conductor del grupo, facilita o dificulta el proceso de autoafirmación, y por ende, el desarrollo y maduración personal. Esta autoafirmación, la constitución del yo, estará especialmente influida por las actitudes y el reconocimiento del adulto frente al niño.

AUTORS


FORMATS DISPONIBLES
En obert